Indice de artículos

Todas las gemas engastadas en la Mónada Jeroglífica han sido cuidadosamente seleccionadas en función, no sólo de su calidad sino, de su significado natal y zodiacal. La Mónada, fabricada artesanalmente en plata, dota de mayor poder a la piedra que sostiene, amplificando su vibración y capacidad sanadora. Tanto si el colgante se usa como pieza ornamental, como si es usado para otros fines (sanación, meditación, etc), el metal plata le otorga un valor y frecuencia vibracional especiales.

El uso de las piedras como vehículo transmisor, sanador, y transmutador, es inmemorial y se remonta a la noche de los tiempos. El reino mineral no es un reino muerto. Tiene sus propias reglas y estructuras. Son un regalo de la naturaleza que es necesario admirar y respetar, como cada átomo de vida del planeta. Y el glifo de la Mónada, representando la unidad cósmica, creemos que es el mejor sostén para nuestras gemas.

Las piedras aquí seleccionadas son sólo una breve muestra del magnífico universo que nuestra tierra esconde en sus entrañas y responden a una clasificación aceptada por la mayoría de los estudiosos de la magia de las gemas. Aprovechamos para mostrar nuestra gratitud a Judy Hall y a Cornelia M. Parkinson por sus enormes trabajos sobre la materia, que nos han servido de inspiración, además de nuestra propia experiencia.

Recuerde siempre, que las piedras pueden llevarse sobre cualquier parte del cuerpo, para que surtan su efecto. Si deciden usarlas en terapia, asegúrense de que pueden y deben hacerlo. Se pueden elaborar elixires también con ellas pero si no es experto en la materia no se lo aconsejemos. Pídanos opinión o consejo si así lo desean. Una regla no escrita pero universalmente aceptada es que aquello que enviemos a nuestro alrededor, nos será devuelto por triplicado.

Lo mejor cuando adquieran su propia Mónada con su gema: déjense llevar por su intuición, independientemente de que la piedra escogida sea su piedra natal o no. No siempre somos nosotros los que elegimos la gema; muchas veces es ella la que nos elije a nosotros. Llévela en la zona del cuerpo que más le apetezca, lúzcala y disfrútela porque es una pieza única y le acompañará siempre.