Historia de John Dee

Indice de artículos

Dee nació en Londres, en el seno de una familia galesa, cuyo apellido deriva de la palabra galesa “du” (negro). Su padre era un mercader y un cortesano de escasa importancia. Dee concurrió a la “Chelmsford Chantry School” y luego –entre 1543 y 1546– estudió en el St. John’s College, en la Universidad de Cambridge. Su talento fue reconocido desde que era joven, por lo cual fue admitido en el Trinity College. Durante los últimos años de la década de 1540 y los primeros de la de 1550, viajó por Europa, estudiando en Lovaina y Bruselas; y dando conferencias en París sobre Euclides. Aprendió junto a Gemma Frisius y se convirtió en un amigo íntimo del cartógrafo Gerardus Mercator, por lo cual volvió a Inglaterra con un importante caudal de instrumentos y conocimientos matemáticos, astronómicos y geográficos.

A su regreso en 1554, le fue ofrecido el cargo de profesor adjunto de matemática en la Universidad de Oxford, que declinó criticando el excesivo énfasis por parte de las universidades inglesas en la retórica y la gramática (las cuales junto a la lógica conformaban el trivium académico), en detrimento de la ciencia y la filosofía (un quadrivium compuesto por aritmética, geometría, música y astronomía).
En 1555 fue arrestado, acusado de calcular horóscopos para la reina María I de Inglaterra y la princesa Isabel.

Los cargos fueron luego elevados a traición a María, y Dee debió comparecer ante la corte judicial, donde logró ser absuelto. Sin embargo, fue entregado al obispo Bonner para realizar una examinación religiosa, que complicó aún más a Dee debido a su destacado interés en las ciencias ocultas y otras áreas mal vistas por la Iglesia Católica. Este ataque fue sólo uno de los muchos que recibiría John a lo largo de su vida, y en esta ocasión logró salir prácticamente indemne, volviéndose pronto un cercano amigo del obispo.
Luego de estos episodios, Dee confeccionó para la reina María, en 1556, un importante plan para conservar libros y manuscritos antiguos y fundar con ellos una biblioteca nacional, pero su idea fue desechada, por lo cual se dedicó a expandir su biblioteca en su casa de Mortlake, comprando escritos en Inglaterra y también trayéndolos de Europa continental. Poco a poco, su biblioteca se convirtió en una de las más completas de Europa y atrajo a estudiosos y científicos a la casa de Dee.