La “Monas Hieroglyphica”es un simbolo propuesto en un principio por Athanasius Kircher y ampliado por John Dee para su tratado del siglo XVI sobre la creación de una lengua simbólica mística del mismo nombre. Este glifo esta basado en el Ankh egipcio y contiene símbolos de los siete metales planetarios y alquimicos.

Dee resumió su descripción del glifo en uno de sus teoremas mónadicos como: "Es el deseo del Sol y la Luna de esta Mónada que los elementos que florezcan en su proporción denaria se separen, y eso se realizará mediante el calor del fuego." (traducción libre)

El glifo se construye a partir de cuatro símbolos distintos y uno que une a todos: los astrologicos signos de la Luna y el sol, la Cruz o los elementos y el signo zodiacal de Aries, representada por los dos semicírculos en la parte inferior del glifo, el quinto según algunos estudios es el punto, que actúa como catalizador, como referencia para el observador y en opiniones diversas representa la tierra como centro neurálgico de nuestra perspectiva.

Es también un símbolo místico, puesto que contrapone en sus extremos el Alfa y el Omega, el principio y el fin tantas veces explicado por la filosofía, unidos a su vez en la encrucijada elemental, esperando que veamos las intenciones nacidas de la creación de tan significativo glifo.

El Sol y Luna

El sol generalmente se consideraba el cuerpo celeste superior en la astrología europea del siglo XVI, una representación física del fuego divino y vivificante de Dios. Dee enfatiza la construcción del símbolo del sol: una órbita circular alrededor de un punto central que es la tierra.

La luna, que es representada de tamaño igual al sol, tiene la importancia de ocupar el lugar de la parte femenina de la esfera divina. Sin embargo, depende del sol que la sostiene en lo alto, y su aspecto está en constante cambio a través de sus fases.

Finalmente, Dee alaba la figura de Hermes Trismegistus, el autor mitológico de los textos herméticos, cuando él declara:

"Se confirma por lo tanto claramente que el magisterio entero depende del Sol y la Luna. Tres veces grande Hermes nos ha dicho repetidamente esto en la afirmación de que el Sol es su padre y la Luna es su madre: y sabemos realmente que la tierra roja es alimentada por los rayos de la Luna y el Sol que ejercen una influencia singular en ello."

La Cruz

La cruz representa un amplio número de ideas. Dee explica que esto representa el Ternario (grupo de tres), siendo dos líneas y un punto que se cruza, que puede representar el cuerpo, la mente, y el espíritu. La unión de cuerpo y mente podría ser fácilmente comparado con la unión de lo espiritual y físico, o de masculino y femenino, o de cualquier número de otras dualidades ocultas comunes.

La cruz también representa el Cuaternario (grupo de cuatro), ya que está formado por cuatro segmentos. En ciencias ocultas, un grupo de cuatro muy comúnmente representa los cuatro elementos, y Dee presta atención considerable a esto, describiéndolos como "cuatro líneas rectas que corren en cuatro direcciones contrarias de un punto común e indivisible."

Combinando el Ternario y el Cuaternario, se consigue el Septenario (grupo de siete). Los grupos de siete eran de importancia particular para Dee, él los usó a menudo. Siete es el número de las esferas planetarias, que eran de gran importancia para cualquier astrólogo.

Finalmente, Dee, piensa que el Cuaternario es "una forma condensada o reducida del Decenio," (grupo de 10), notando que 1+2+3+4=10 y que los romanos usaron una cruz (expresamente, un X) para representar el número 10.

La Señal de Aries

Cada uno de los doce signos del zodíaco tradicionalmente tiene que ver con uno de los cuatro elementos. El elemento de Aries es el fuego (como lo es de Leo y Sagitario). El fuego es el elemento de cambio, creación, y acción, causante de la transformación de las cosas.

Semejanzas astrológicas

Dee también anota que estos cuatro símbolos, y las partes de estos cuatro símbolos, son los únicos usados para construir glifos astrológicos usado para representar los otros cinco planetas (además del sol y luna).